Decir que el verano es la época del año donde más sexo se practica sería aventurarse demasiado, aunque tampoco me sorprendería del todo si fuera así, sobre todo entre la gente más o menos joven. Y es razonable si se piensa bien: calor en el ambiente, ropa más ligera, más tiempo libre gracias a las vacaciones y a la mayor cantidad de horas de luz, y cierta relajación en todos que tiene mucho que ver con la subida de las temperaturas. En fin, que no es de extrañar que pensar en folladas en época estival sea una inclinación natural en todos.

Y que eso pase en una ciudad como Córdoba, todavía es menos extraño, la verdad. La ciudad cobra vida en las noches veraniegas, las terrazas abren sus puertas, los jóvenes salen a la calle hasta altas horas de la madrugada, y claro, cañas y otras bebidas refrescantes se consumen, animando aún más el ambiente. Como ya se sabe que la juventud es bastante escandalosa para sus cosas, pues es difícil no darse cuenta de sus andanzas y aventuras, y es por eso que al parecer a alguien le ha resultado interesante hacer un estudio y concluir que los jóvenes cada vez se inician antes en la actividad sexual.

Por lo visto esto no es exclusivo de la ciudad de Córdoba, faltaría más, ni que hubiera alguna clase de incentivo o algo así. Pero tampoco habría que ser un lince para darse cuenta de eso, no sólo porque las nuevas generaciones son más precoces en todo, sino porque también tienen muchos más estímulos rodeándolos constantemente. ¿Qué chico o chica no tiene hoy en día acceso a un montón de información de índole sexual, o directamente al porno online? No hay más que abrir un navegador en cualquier dispositivo móvil, y todo se encuentra a un simple toque del dedo o del ratón.

El problema de esto es, precisamente, demasiada información que a ciertas edades no es demasiado recomendable, ya que no se tiene la madurez suficiente para asimilarla; lo mismo llega la imagen de un beso apasionado, que un video de porno extremo, nunca se sabe muy bien con qué te puedes encontrar. Pero bueno, tampoco hay que llevar las cosas al límite, por lo general la conducta sexual de los jóvenes está dentro de lo que se puede esperar por ahora, aunque por supuesto siempre haya algún que otro carca que encuentre escandaloso que una pareja se ande dando un morreo por la calle.

Pero, ¿y si ya te los encuentras metidos de lleno en el tema, vamos, follando en cualquier esquina? En una ciudad llena de rincones hermosos como Córdoba tampoco sería de extrañarse; además, su casco histórico, donde tantas historias y romances entre cristianos y musulmanes se han dado según las leyendas, no puede menos que inspirar ciertas ganas de recrearlos, y claro, eso puede perder a cualquiera que ande dando un paseo con su novio/a por estas calles. Y parece ser que el estudio antes indicado también aclaro eso: en verano, el sexo al aire libre es una tendencia que está creciendo en los últimos años.

Son jóvenes y les gusta follar al aire libre, ¿de verdad eso suena tan raro? No estamos hablando de exhibicionismo, todavía no han llegado al espectáculo sexual en público, eso ya sería más preocupante creo yo. Pero ¿de verdad extraña que una pareja joven, más o menos enamorada, tenga ganas de echar un polvo mientras pasea por las calles de Córdoba en pleno verano a una hora cercana a la madrugada, después de haber salido a tomar unas cañas y haber pasado un rato agradable con amigos? La verdad, quizá el puritanismo esté llegando a un punto álgido últimamente, y si es así, quizá tengamos que inventar los follódromos: ya sabéis, un sitio similar a esos lugares que se habilitan para hacer botellonas y que no se moleste a nadie.

Ni para un lado ni para el otro: el sexo debe ser algo privado tanto para el que lo practica como para el que no tiene por qué verlo, estamos de acuerdo. Pero ¿de verdad molesta tanto ver a unos jóvenes en pleno calentón, y nos escandalizamos por ello? Quizá también nos lo tendríamos que hacer mirar.

A veces hay que alucinar con la hipocresía de la gente, que dice que le encantan las escenas de sexo en público, pero que sin embargo se llevan las manos a la cabeza si ven que las están grabando en plena calle, en las ciudades más concurridas de nuestras geografía, como Barcelona y más recientemente Madrid. Que digo yo que a lo mejor no se les ha ocurrido que no hay otra manera de hacerlo, ni modo que se monten un escenario emulando los paisajes urbanos; aunque bueno, quizá habría que discutir un poco la forma de hacerlo, pero eso ya es otra cuestión que veremos otro día.

Yo, por mi parte, que vivo en la ciudad de Córdoba, y soy aficionado, a un punto de ser adicto, a los videos porno, reconozco que no me importaría para nada encontrarme en medio de la plaza con una grabación de cine para adultos. Si las han hecho, yo no lo he sabido, y eso que siempre intento estar pendiente de estas cosas, pero nada, no he tenido la suerte de toparme con nada de esto, como otros convecinos de nuestra península. Y me pregunto: ¿acaso es que mi ciudad no cumple las condiciones, o no merece el honor de ser el escenario de una película porno?

Hombre, no me diréis que faltan escenarios, y eso que poder andar follando con bellas actrices por todo ellos debe ser un lujo. De hecho, no creo que haya mejor publicidad para mi ciudad, sus calles y monumentos que eso de salir en primicia como el mejor picadero de toda España: un lujo poder tener sexo entre tanta historia, tradiciones y hermosos edificios. A veces, cuando recorro algunas callejas del casco antiguo, donde más de una vez yo mismo he tenido mis más y mis menos con alguna novieta salidilla (vamos, en plan aquí te pillo aquí te mato), pienso que si yo le ha pasado tan bien en plan amateur, seguro que los profesionales podrían montárselo mucho mejor, haciendo que no sólo el escenario fuera inmejorable, sino que además sus protagonistas mejoraran mucho mi actuación. De hecho, sería guay que hicieran un casting porno antes, por si acaso yo mismo pudiera tener aptitudes, jeje…

Espero que algún visionario del cine X de este país lea este post, y coja la idea al vuelo para ponerla en práctica. Yo, por de pronto, iré dando ideas para algunas escenas, que uno se conoce su ciudad; y habría que ver cómo sentaría a los habitantes de Córdoba eso de encontrarse un rodaje porno en pleno centro de la ciudad…